LACTANCIA MATERNA O BIBERON (2 de 2)

Ventajas e inconvenientes del biberón
Si la madre no puede o ha decidido no darle el pecho a su hijo, el biberón es la segunda opción.
Lo primero en este caso es organizarse y tener todo lo necesario para satisfacer las necesidades del pequeño. Desde el primer  momento, es conveniente comprar biberones, tetinas, un cepillo limpiador, un esterilizador y un calienta biberones.
El biberón garantiza una mayor libertad para la madre, ya que cualquiera puede alimentarlo. Además, permite al padre participar activamente en la alimentación de su hijo, lo que fortalece el vínculo entre ellos. Otra de las ventajas para la madre es que puede retomar su dieta habitual y sus costumbres. De este modo, la mujer puede tomar medicinas o utilizar métodos anticonceptivos sin problemas.
Por otra parte, el biberón permite a la madre controlar la cantidad de leche que toma el niño.
En lo que se refiere a las desventajas, y pese a que las fórmulas para los bebés se preparan imitando la leche materna, no se ha conseguido que proporcione las mismas propiedades inmunitarias. Esto significa que el niño tiene más opciones de padecer cualquier tipo de alergia o intolerancia alimentaria. Las principales complicaciones a la hora de usar el biberón para alimentar al bebé son la higiene, la esterilización y las medidas. Tampoco se debe olvidar el coste económico de las llamadas leches de fórmula frente a la gratuidad de la leche materna.
La lactancia mixta
Aunque lo habitual es optar por una de las dos primeras opciones, existe una tercera: la lactancia mixta. Como su propio nombre indica, consiste en combinar la lactancia materna y el biberón.
Este tipo de alimentación conlleva mucho trabajo y resulta difícil de mantener, ya que aúna las ventajas y las desventajas de ambos tipos de alimentación. Normalmente es el pediatra quien recomienda recurrir a esta alternativa por motivos como la producción insuficiente de leche por parte de la madre o la pérdida de peso del bebé.
Lo más aconsejable es empezar dándole el pecho al niño y después ir introduciendo el biberón. De esta manera, el bebé podrá beneficiarse de las propiedades del calostro. Además, si se empezara con el biberón existe la posibilidad de que el bebé rechazara el pecho.

2 comentarios:

deb dijo...

Para los peques son muchos cambios en muy poco tiempo, por eso no siempre es fácil lograr que se adapten al mismo ritmo. Les dejo un par de artículos interesantes con consejos para pasar del pecho al biberón y sobre qué hacer si no acepta el biberón. Saludos
http://educacion.uncomo.com/articulo/como-pasar-del-pecho-al-biberon-4847.html
http://educacion.uncomo.com/articulo/que-hacer-si-mi-bebe-no-quiere-el-biberon-4851.html

victoria-alimentacion infantil dijo...

Si puedes, lo mejor para el bebe es la lactancia materna, por muchas ventajas que tenga darle el biberon la leche materna es lo mas sano para nuestro hijo.

Publicar un comentario